4ª MORADA

PASO DE LO ASCÉTICO A LO MÍSTICO Se inicia los estados o experiencias místicas, en este grado se hace más operante la Gracia de Dios

 

· EL AMOR DE DIOS VA INUNDANDO EL ALMA de tal manera que se hace mas sensible la presencia del amado Señor, que nos va llevando a unos espacios desconocidos hasta el momento para el orante. Dios se manifiesta en AMOR cada vez más. El orante no puede negar Su presencia.

 

· SE ELEVA EL ENTENDIMIENTO, el orante tiene quietud y paz, el amor pero aun hay falta de congruencia entre el actuar y el orar.

 

· LA ORACIÓN SE HACE AHORA PARTE INTEGRAL DEL ACTUAR DE LA PERSONA,  ya no es una práctica sino una forma de relacionarse con Dios de manera más personal y permanente, pero no de manera egoísta o excluyente sino generosa e incluyente a todos los hermanos.

 

· LA ORACIÓN es ahora más profunda, El Espíritu Santo la  impulsa . En esta morada, la profundidad de la oración no depende de la persona orante, es Dios quien va dando más y más de su gracia.

 

· El AMOR DE DIOS es lo que nos mueve ahora. Es el experimentar ese nuevo amor, Amor que no conocíamos, el que nos lleva a amar de una manera nueva.

 

· LA ORACIÓN va haciéndonos más amigos de Dios y los cambios en la conducta ya no obedecen tanto al ejercicio de las virtudes, sino más bien al AMOR QUE RECIBIMOS DE DIOS Y QUE DESBORDA NUESTRA EXISTENCIA, ALCANZANDO SUAVEMENTE AL QUE ESTA A NUESTRO LADO.

 

 

 

· LA VIDA es ahora el TELÓN DE FONDO O EL MARCO donde se da la relación con Dios por medio de la Gracia del Mismo Dios

 

· Pasar a la CUARTA MORADA, significa Permitirle a Dios, ser Nuestro Capitán y Señor. Que sea El quien gobierne nuestra vida.

 

· EL SEÑOR nos va atrayendo hacia así, con ese amor que solo El puede dar.

 

· EL AUTOCONOCIMIENTO que iniciamos en la tercera morada, y que por la profundización e interiorización de la ORACIÓN, nos va alcanzando MAYOR LIBERTAD DE ESPÍRITU, y nos va haciendo más dueños de nosotros mismos.

 

· Se inician los NIVELES DE ORACIÓN,  nos permite la oración de recogimiento infuso y la oración de quietud  (NIVELES DE ORACIÓN)

 

· Al ser DIOS el que nos va adentrando amorosamente en su misterio Divino, permitiéndonos GOZAR del cielo en lo tierra, nos anima a trabajar en la edificación del Reino  en la tierra, pues en esta cuarta morada, nos permite vislumbrar ese Reino de Amor Inefable e Infinito, esa patria Celestial, a donde El, nos quiere llevar.