5ª MORADA

“MUCHOS SON LOS LLAMADOS Y POCOS LOS ESCOGIDOS” (MT.20,16) Es la figura Biblica utilizada por Santa Teresa para esta morada. Aunque todos los que tomamos este libro en nuestras manos, buscamos al Señor con sinceridad y somos llamados a la oración y a la santidad, pocos nos disponemos a que el Señor nos descubra este tesoro de la contemplación.

 

LOS TROCITOS DE CIELO QUE NOS HA PERMITIDO VER EL SEÑOR EN LA ORACION, se convierten en el motor, en la motivación que nos lleva a buscar el tesoro escondido que sabemos nos ha de hacer inmensa y profundamente felices.

 

SE HABLA AHORA DE ORACION DE UNION: Al orante le nace del corazon ofrecer todo lo que es y todo lo que tiene al Señor.

 

PARA IMPRIMR EN ELLA LA VERDADERA SABIDURIA, se fija Dios a Sí mismo en lo interior de aquella alma, de manera que cuando vuelve en si, no pueda dudar que estuvo en Dios y Dios en ella. Con tanta Firmeza le queda esta verdad, que aunque pase años sin que Dios vuelva a hacerle esta visita no se le olvida, ni puede dudar que estuvo con Él y en Él. LA CERTEZA DE ESTOS HECHOS ES SOBRE NAUTRAL.

 

SON ESTAS LAS MORADAS A LAS QUE NOS LLEVA DIOS y sin Él, por mas esfuerzos que hagamos no podemos entrar por nuestros medios y por nuestra decisión. Solamente por voluntad de Dios. Cuando Él quiere, nos ha de llevar a esas moradas. Él entrará en el centro de nuestra alma y nos mostrará sus Maravillas.

 

BIEN AVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZON POR QUE ELLOS VERAN A DIOS (Mt, 5, 8) Mucho veremos si nos alejamos de nuestros pecados.

 

LA PRACTICA FRECUENTE Y DE CORAZON DE LOS SACRAMENTOS DE LA CONFESION O RECONCILIACION Y LA SANTA EUCARISTIA nos permiten habilitar nuestro casillo y ponernos a vivir en él. El Señor, ve nuestro trabajo, lo une a su Grandeza y le da El mismo su valor.

 

EN ESTA MORADA SANTA TERESA COMPARA EL ALMA CON UN GUSANO DE SEDA, cuya transformación en mariposa blanca se da desde la oración de union con Cristo.

 

VIENDOSE EL ALMA AHORA TRANSFORMADA EN UNA BELLA MARIPOSA, recuerda su aspecto de “gusano” no sabe de donde pudo merecer tanto bien, es decir, sabe que no lo merece. Tiene ahora grandes deseos de alabar al Señor, de morir y vivir por Él.

 

NO PAREZCA QUE QUEDAN SIN ESPERANZA AQUELLOS A QUIENES DIOS NO LES DA COSAS SOBRE NATURALES La verdadera unión se alcanza procurando hacer la voluntad de Dios, abandonándose en Él. La unión con Dios

se evidencia por la certeza que queda en el alma, el deseo de servir al Señor y de hacer su voluntad, el horror que causa ofenderle, los Frutos que se procura dar y esa fascinación que queda en el alma, que nada de este mundo puede igualar.